Hasta hace poco más de un año apenas tenía dos iluminadores en mi tocador. Ya sé que para muchas son un imprescindible pero yo no los veía como una parte esencial del maquillaje.


Entonces empecé a usar con más frecuencia uno de ellos, un iluminador de Essence que ya está descatalogado (nada de marcas caras y ostentosas), pero que me hacía muy bien el apaño y bien porqué empecé a saber aplicarlo mejor o bien porque el acabado con ese toque de luminosidad era más pulido, me empecé a interesar por otros.

Quería un iluminador no muy llamativo, apto para verano e invierno, no excesivamente caro y que funcionara bien. El bueno, bonito, barato, vamos. Y leyendo, leyendo di en muchas ocasiones con éste, el iluminador Mary Lou Manizer de The Balm.


El iluminador Mary-Lou Manizer viene envasado en una caja que contiene la polvera, de plástico con efecto metalizado y espejo en la tapa. 

Me sorprendió bastante su tamaño, contiene 8.5 gr, es decir, no creo que me acabe nunca el producto.


Su tono es bastante neutro, fue una de las razones por las que me decidí para comprarlo, no es blanquecino ni muy dorado (aunque tiene un toque), tampoco rosado. Diría que Mary-Lou Manizer es un iluminador beige/champan, con cierto shimmer y que refleja muchísimo la luz.


La verdad es que me costó un poco cogerle el truquillo, al principio iba muy cauta con la brocha porque había leído que pigmentaba muchísimo y destacaba bastante, pero al aplicarlo apenas me lo veía, así que por añadir más me acababa pasando.


Mi primera impresión es que era un polvo fino y bien compacto, pero a raíz de los primeros problemas llegué a pensar que tal vez no era tan fácil difuminarlo, es decir, que no era tan fino como parecía en la primera capa. No es que sea grueso e incómodo, básicamente es cuestión de práctica, tampoco podemos aplicar todos los iluminadores igual, aunque sean el mismo tipo de producto y creo que ese era mi fallo.


Se puede ver su pigmentación con los swatches, en el rostro no queda así obviamente, aquí se ve muy exagerado, pero si fuerais a probarlo en una tienda y metierais el dedo la primera impresión sería esa más o menos (también varía un poco en función del tono de piel).


Para aplicarlo uso, como medio planeta, la Setting Brush de Real Techniques. Usaba otra antes pero con ésta lo aplico mucho más cómoda, me resulta más difícil pasarme si quiero acentuar un poco el iluminador y lo difumina muy bien.

En definitiva, el Mary-Lou Manizer de The Balm es un iluminador que cumple bien su función, no tiene un precio excesivo (lo compré en primor hace casi 1 año a 11.95€) y su tono se adapta bien a todo tipo de pieles, además sí creo que sirve tanto para verano como para invierno, pero yo quería un iluminador más sutil todavía. Éste al tener shimmer a veces resalta mucho con el paso de las horas o no queda bien con un maquillaje de día o que sea suave.

Yo andaba buscando ese iluminador que te da un halo de luz que se integra tan bien con la piel que parece que tengas el rostro más saludable del planeta, no sé si es que no existe o tengo que aumentar bastante mi presupuesto ¿alguna recomendación?

3 comentarios:

  1. Hola preciosa, gracias por la entrada tan completa. Me parece muy bonito, aunque algo complicado de trabajar, no lo he probado, pero tomo nota de tus indicaciones.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. yo tengo uno parecido que viene en la paleta balm jovi, y lo uso con una mofeta de pelo suelto y queda sutil...

    ResponderEliminar
  3. Es bien bonito este iluminador! Yo también lo tengo y la verdad es que queda muy bien. Como bien dices cuesta un poco pillarle el truquillo, y para mi no es el más sutil, pero por su precio no podemos pedir más!

    ResponderEliminar