Hay esmaltes, como los rojos, que gustan a todas las mujeres, otros como los nudes pueden tener seguidoras fieles o quien los rechace por parecer muy simples y luego están los controversiales, esos que adoras u odias, como el blanco.


El esmalte blanco se puso de moda hace un par de años y desde entonces tiene picos de fama, pero no a todo el mundo le acaba de encajar. Para mí, el gran problema de éste esmalte es que no todos los blancos son iguales y no todos los blancos sientan bien, quien tenga la idea de que llevar esmalte blanco es como pintarse las uñas con tipp-ex es porque no ha encontrado el esmalte adecuado.

Además, si eres de las que buscan un buen bronceado en verano y se te han acabado las vacaciones llevar tus uñas de blanco es una de las mejores maneras de prolongar ese color tostado en tus manos.

Muchos esmaltes blancos tienen dos problemas básicos, el primero es que necesitan muchas capas para ser opacos y acaban pareciendo más un esmalte nude que un blanco en sí. El segundo es que su distribución queda a capas, es decir, no es uniforme cuando se aplica y eso, sea el color que sea, nunca queda bonito.

El Matt White de BarryM evita esos dos grandes problemas.


Tiene una buena consistencia y si bien una capa no es suficiente para un buen acabado con dos capas, o tres si son finas, podemos obtener el resultado que se ve en las imágenes.

A pesar del nombre no es un esmalte de acabado mate sino brillante, aunque es algo que se aprecia mejor en directo y no tanto en imágenes. En la primera por ejemplo el acabado es brillante mientras que en ésta he aplicado un top coat matificante.


Para mi gusto el blanco, especialmente si no estamos acostumbradas a éste color, queda mejor matificado porque se ve más suave, más aterciopelado y cálido en las uñas, es decir, si el acabado es brillante resalta más por lo que puede parecer ese acabado tipo tipp-ex que comentaba.

Es importante a la hora de elegir un blanco que no tenga brillos ni subtonos, que sea lo más neutro posible ya que algunos tienden a amarillo y eso, según el tono de nuestra piel, puede perjudicarnos. 

El Matt White de BarryM es mi blanco preferido desde hace varios años, busqué mucho y probé varios hasta dar con él. No recuerdo muchas referencias pero si queréis buscar en otras marcas, según mi opinión, Alpine Snow de OPI no quedaba uniforme, French White de KIKO quedaba tipo tipp-ex y no completamente opaco, Blanc de Essie es muy similar a éste (lo probé pero no lo compré, leí que éste era casi idéntico y mucho más barato y lo corroboro) y Snow Me White de Sinful Colors era mi primera elección pero no llegué a encontrarlo, siempre estaba agotado y es que su precio es imbatible, pero sigue la fórmula de opacidad y tono.

Si aún no os atrevéis con las uñas completamente blancas aquí tenéis varias combinaciones de blanco que os pueden resultar útiles.

6 comentarios:

  1. Waw pues seria mi blanco perfecto :) intentare buscarlo, ya que aún no he encontrado uno que me agrade pasan siempre las 2 cosas que mencionaste :s. Gracias por la info guapa ;).
    Un saludo y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paola tal vez a ti te resulte más fácil encontrar el de Sinful Colors, que también es muy económico y dicen que va genial. Si lo compras me cuentas que tengo ganas de probarlo, a ver si lo encuentro yo.
      Un beso

      Eliminar
  2. Muy chulo como quedan las uñas, las llevas perfectas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mati, son años de práctica ya! :)

      Eliminar
  3. Hola preciosa, tengo que entrar más a menudo, espero poder llevarlo a la práctica. Ya sabes que a mi el blanco para combinar bien, por si mismo no me gusta, aunque reconozco que la manicura te queda genial. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, sí, lo entiendo, a muchas personas no les gusta, por eso he dejado el enlace a varias combinaciones que se pueden hacer :)

      Eliminar