Después de enseñar uno de mis esmaltes favoritos para el verano, el Mint Candy Apple de Essie, tenía que hacer alguna manicura con él.


Quería que el color siguiera estando muy presente, es tan especial que ocultarlo sería un error, pero al mismo tiempo darle contraste, éste es el resultado.


Utilicé directamente el esmalte Mint Candy Apple de Essie, sin base, porque tenía las uñas bastante bien y no me suele desteñir. Puse dos capas.


Encima apliqué el Put a Bow de China Glaze, es un esmalte/top coat, lo podéis ver mejor aquí, son muchas micropartículas brillante en base transparente por lo que queda aún más repartido.


Para que quede ese efecto sobre la uña utilicé la técnica de la bolsa de plástico o saran wrap, mediante la cual se coge un trozo de plástico (flexible) y, en mi caso, le doy unas pinceladas, lo pliego un poco y lo aplico a toques sobre el esmalte base. Empiezo con poca cantidad y así puedo ir añadiendo más posteriormente.

Podéis ver ésta misma técnica en otras manicuras que he hecho aquí, aquí o aquí.

Finalmente para darle un acabado brillante y uniforme le di una pasada del Quick Dry Top Coat de Deborah Milano.

2 comentarios: