Primero llegaron las mechas californianas, algo que en España no acabó de cuajar por aquello de que le sienta mejor a las rubias y lo que más predomina en el país no son las rubias precisamente, por lo menos no naturales.


Así que le siguió el ombré hair y pareció conquistar a muchas, no era tan radical como las californianas e incluso las morenas empezaron a llevarlo. De hecho, aunque tanto las mechas californianas como el ombré hair perseguían un acabado natural, simulando el cabello desteñido por el sol, hubo quien se atrevió a hacerlo en colores.

Siguiedo la tendencia natural, que ahora está presente también en maquillaje y uñas llega el sombré hair (soft ombré).

Rosie Huntington-Whiteley (fuente)

Si en las anteriores tendencias la coloración se realizaba, más o menos, de media melena hacia puntas el sombré hair sale desde la raíz, en forma de pequeñas mechas, muy finas, de un tono diferente y llegan hasta las puntas.

Digamos que el efecto degradado no se realiza ya de manera horizontal sino más bien vertical, jugando con el contraste de los tonos y la luz para aportar volumen y un acabado más natural.

Lily Aldridge (fuente)

Los mechones de diferentes tonos (normalmente se usan entre uno y dos tonos diferentes al del cabello), se entrelazan y alternan y es un peinado que puede aplicarse sin temor en todo tipo de cabellos.

Ésta técnica me recuerda a lo que en mis tiempos era conocido como reflejos, vaya, que diría es lo mismo pero parece que sombré hair queda mucho más moderno. Si alguien sabe si existe realmente una diferencia entre éstas dos técnicas estaré encantada de leerla porque no he encontrado nada al respecto.

Si sois o vivís en Madrid tal vez os interese saber que en Maison Eduardo Sánchez realizan sombré hair mediante técnica de balayage (con la ayuda de un pincel se dibujan desde la raíz y con el tinte varias mechas en forma de V de manera que crea un efecto visual de sombra donde no hay tinte), que además de proteger la fibra capilar permite efectos de luz muy individualizados. Su precio oscila entre los 69€ a 97€ en función de la longitud del cabello.

4 comentarios:

  1. parece k han sacado la moda para las que levan mechas y asi no tienen que teñirse tan a menudo jajaja

    ResponderEliminar
  2. Pues si que recuerda a aquellos reflejos :) ya sabemos que las modas van y vienen, aunque le pongan otro nombre...Menudo trabajazo el de la Maison Eduardo Sánchez. Qué pena que sea en Madrid.

    ResponderEliminar
  3. Pues me gusta más que las otras dos modas que comentas, será porque no me gustan las cosas tan bruscas... Aunque me fascinan los tintes fantasía jajaja
    También he pensado lo de los reflejos, pero como ahora somos taaaaan modernos, cualquier dice algo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja ¿verdad? yo es que conforme buscaba más información pensé "eso son los reflejos de toda la vida" pero a saber... al igual tiene matices diferentes.

      A mí los de fantasía en plan ombré con azules, morados y/o turquesas me parecen súper bonitos, claro que debe ser duro mantener eso.

      Eliminar