Ésta manicura sigue la misma técnica que la de la semana pasada, aunque mi objetivo era recrear ésta de pasarela.

Quería, además, unir dos tendencias en las uñas para éste otoño, las uñas nude y el color vibrant orquid (color pantone del año) que a mí me pega más para estaciones de entre tiempo.


Utilicé primero el esmalte Classy Nude de IsaDora (que os enseñaré mejor durante la semana), es un nude fantástico que cubre la uña pero la deja muy natural.


A continuación di varias pasadas del Royal Orchidee de L'Oréal París, con la mínima cantidad de esmalte en el pincel, e hice una manicura francesa con el mismo tono muy discreta, sólo a ras.


Finalmente, al igual que había hecho con el anterior esmalte, di pasadas del Knitted Gold de Maybelline (podéis verlo mejor aquí). No lo apliqué por toda la uña porque sino no se hubieran notado los trazos del Royal Orchidee.

Acabé con una capa del Plumping Top Coat de Skeyndor para unificar el relieve y aportar más brillo.

No es complicada y reúne dos tonos que se van a ver mucho los próximos meses ¿lo llevaríais?

3 comentarios:

  1. Bastante peculiar, si lo llevaría porque los tonos me gustan : )

    ResponderEliminar
  2. hola preciosa, muy chula esta manicura y si que la llevaría :) besos

    ResponderEliminar
  3. Bellisimo como queda
    crodrigopaya@yaho.es

    ResponderEliminar