No hace falta que os diga cuán sano y necesario es comer fruta. Todo siempre con moderación, claro. Podría decirse que no hay una mala opción. Según nuestras necesidades encontraremos frutas más o menos indicadas, pero es casi imposible equivocarse si son una opción en el menú.


La fruta se ha ido incorporando, con los años, a las ensaladas, son un ingrediente más, las hace diferentes, exóticas y más sanas. Son una elección perfecta como snack, a media mañana o por la tarde, incluso antes de irse a dormir.

Algunas de ellas pueden ser también tu aliado perfecto si lo que buscas es mejorar la piel.

La papaya es una fruta tropical conocida por tener propiedades que ayudan a reafirmar y prevenir el envejecimiento de la piel. La papaya es rica en antioxidantes, tiene más betacaroteno que las zanahorias y más vitamina C que los kiwis, además de bioflavonoides.

Gracias a una encima natural que contiene (la papaína), las mascarillas que incorporan papaya realizan suaves exfoliaciones, limpian la piel de impurezas, reducen manchas y aclaran la piel.


Los beneficios del aguacate para la piel se encuentran en los altos niveles de grasa monoinsaturada que contiene, consideradas como grasas saludables. La grasa monoinsaturada ayuda a mantener la piel hidratada y remplazar el aceite natural que se pierde cuando la lavamos.

También son fuente de ácidos grasos poliinsaturados, que protegen la piel del daño solar y la inflamación.

Como la papaya, el aguacate es excelente en mascarillas faciales o corporales. Para aliviar el dolor de la piel quemada por el sol (ya que ayuda a cicatrizar), para rejuvenecerla (porque su alto contenido en vitaminas D y E ayudan a la estimulación del colágeno) y/o hidratarla.


Las fresas tienes más vitamina C que los cítricos y son ricas en antioxidantes, componentes que ayudan a neutralizar los radicales libres en el cuerpo. Gracias a su capacidad purificadora limpian la piel y evitan la aparición de manchas e imperfecciones.

Su color rojizo se debe a las antocianinas que, además de tener propiedades antioxidantes, protegen el colágeno de la piel permitiendo que mantenga su estructura, lo que ayuda a tener una piel más lisa, lustrosa y disminuirá la aparición de estrías, flacidez y/o arrugas.

También ayudan a proteger las uñas y el cabello (la caída y la aparición de canas).


Las ciruelas son casi tan ricas en antioxidantes como las fresas. Sin embargo, su propiedad más destacable es que son una gran fuente de fibra. La fibra es buena, no sólo porque evita el estreñimiento sino porque ayuda a vaciar los intestinos y limpiar el cuerpo de impurezas. Gracias a su elevado nivel en potasio y prácticamente ausencia de sodio ayuda a eliminar líquidos, evitar retenerlos, así que es excelente en dietas detox.

Comer ciruelas ayuda a mantener el aspecto de la piel más joven y ayuda a prevenir la aparición de arrugas gracias a las vitaminas E y A.


La pera es otra fantástica fuente de fibra. Una pera grande proporciona 5 gramos de fibra, de los cuales 3 son solubles. La fibra soluble ayuda al organismo a liberar las toxinas que dañan las células cutáneas. 
Ésta fruta es rica en antioxidantes, nos proporciona vitaminas C, E y betacarotenos, así como selenio y zinc. Dichos compuestos actúan de inmediato sobre los radicales libres y disminuyen los procesos inflamatorios relacionados con el proceso de envejecimiento.

Las peras son ricas en taninos y ácido cafeico por lo que tienen propiedades antibacterianas muy útiles para la piel, como frenar los brotes de herpes o retardar su aparición.

Además la pera es una fruta muy indicada para personas diabéticas por su bajo índice glucémico y uno de los alimentos más aconsejados para eliminar líquidos.

Fuentes: discovery fit&health, GoodFood, Botanical on-line,

2 comentarios:

  1. Hola, las fresas me encantaaaaan! son tan tan ricas :)

    Besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mí con nata también! pero claro... jeje pues mira, te ayudan muchísimo :-)

      Eliminar