Los tés e infusiones están muy de moda, especialmente los primeros. Con el auge de las dietas sanas la popularidad de bebidas que también sean saludables ha hecho que cada vez haya más personas interesadas por el té.

Sin embargo, aunque para algunos será más que evidente, muchos no tienen claro que un té y una infusión no es lo mismo.


El té es una infusión en el momento que necesitamos introducir las semillas de té en agua hirviendo. Dejando eso a un lado, a muchas bebidas se las denomina té, sin serlo, por lo que su denominación correcta debería ser infusión.

¿Qué es el té y a qué podemos llamar té?



El té son todas aquellas infusiones que provienen de la planta del té o camellia sinensis. De ésta planta se extraen los brotes y hojas que, según su procesamiento y oxidación, pueden dar lugar a diferentes tipos de té:
  • Té blanco
  • Té verde
  • Té amarillo
  • Oolong (té azul)
  • Té negro 
  • Pu-erh (té rojo)
  • Chong Cha
Dentro de cada categoría encontraríamos luego mucha diversidad. Por ejemplo, existen más de 100 tipos diferentes de tés verdes chinos, además del té verde japonés, entre ellos el Lung Ching (dragón bueno) o el Zhu Chá (Gunpowder) son los más conocidos. Mientras que el Earl Grey o Darjeeling son variedades de té negro muy populares.
Existen además los tés aromatizados, en éstos casos se mezcla té blanco, verde o negro con especias (muy típico en India), hierbas, pétalos de flores, etc. Éste formato parece estar muy de moda actualmente, en ésos casos hay que tener en cuenta la procedencia y composición de los tés, el té aromatizado normalmente contiene un porcentaje de té que, por su baja calidad, ha sido descartado para venderse como puro. Además muchas empresas utilizan un alto porcentaje de aceites, hierbas y aromas que mezclan con té el cuál no supone más del 10% de la infusión que tomamos. Por eso, si realmente queréis tomar té por las propiedades que aporta es bueno tener todo ésto en cuenta.

Si os interesan las propiedades y beneficios de los diferentes tipo de té iré realizando posts complementarios próximamente.

Sobre las infusiones... y diferencias con el té.

Todo lo que no es té es infusión (tal vez no al 100% pero casi), es decir, el rooibos popularizado como un tipo de té es en realidad una infusión. Al igual que todas las hierbas o flores que infusionamos como la tila, la manzanilla, etc.

Infusiones herbales: lavanda (A), hierbabuena (B), verbena (C), manzanilla (D) y jazmín (E).

Las principales diferencias entre las infusiones y el té son:
  • Tiempo de infusión. Los tés son más delicados y precisos respecto al tiempo que podemos dejarlos en agua hirviendo. Exceder el tiempo recomendado puede resultar en un sabor amargo mientras que las infusiones son más flexibles, pueden estar más tiempo en agua y no necesariamente amargar si nos pasamos.
  • Cafeína/teína. Los tés suelen contener, en diferentes niveles, cafeína y/o teína, mientras que las infusiones no.
También debería tenerse en cuenta el hervor del agua, cada té necesita una temperatura y para las infusiones, de nuevo, es más flexible pero idealmente no debería llegar a hervir en ningún momento el agua.

Tanto el té como las infusiones tienen numerosas propiedades y beneficios saludables para el cuerpo, tomar en exceso algunas puede ser perjudicial, pero en general es una buena opción a las bebidas gaseosas y refrescos.

En los próximos días iré publicando sobre tés e infusiones y sus propiedades específicas pero si os interesa alguna en concreto o no sabéis qué empezar a tomar para determinada situación no dudéis en dejarlo en los comentarios.

¿Soléis tomar algún té o infusión para algo en concreto u os gusta tomarlo sin más?

10 comentarios:

  1. Lo mío sin duda es el café. Puedo tomar una infusión en un momento dado, pero al té no le he cogido el gustillo (aunque hace años que no lo pruebo), por tanto que hagas futuros post sobre el tema me interesa, puede que llegues a tentarme a darles otra oportundad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy cafetera, o era. De hecho empecé a tomar té al darme cuenta de la cantidad de café que ingería cada día... empecé con el té verde y me pareció un horror, pero la cosa es que tienes que pillarle el punto y ahora me encanta.

      Variantes de tés hay millones, seguro que alguna te gusta, pero tienes que abrirte a nuevos sabores. El café es muy particular y si vas pensando que esto o aquello no se le parece o no le hace sombra te costará encontrar un té a tu medida.

      Yo ahora me tomo un buen café por las mañanas y ahí lo dejo, el resto del día tés o infusiones. Ya haré otro post, un poco general, sobre los sabores de los diferentes tés y sus propiedades :-)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias! me alegra que te guste, iré profundizando más en los tés y las infusiones en los próximos posts :-)

      Eliminar
  3. Por eso mismo suelo ser más de tomar infusiones que té, la teína en determinadas ocasiones también me altera e infusionando no tengo ese problemilla : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si?? ostras, a mí que no me hace nada... también hay tés sin teina :-)

      Eliminar
  4. yo tomo ambos, y como mínimo dos al día, después de comer casi siempre té verde con menta y por la noche cualquier infusión, pero vamos, sobre todo infusiones, el té no me gusta demasiado en general.
    besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bah, eso es porque no has sabido encontrar el tuyo! ;-) aunque el té verde con menta sienta genial después de comer.

      Eliminar
  5. yo sólo tomo café, ni tés ni ninguna otra infusión, tengo un trauma infantil y odio hasta el olor de las infusiones, jejee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja no me digas! la verdad es que yo de pequeña le pillé mucha manía a la manzanilla y aún hoy no puedo beberla, durante años cualquier infusión me parecía manzanilla y las rechazaba constantemente, era 100% cafetera, pero mira, un día me reconcilié :-)

      Eliminar