Los aperitivos son una tentación a la que cuesta decir que no, pero no tienen porqué ser comida frita, grasienta o poco saludable.

El hummus es algo que integré a mi dieta hace un par de años, después de un viaje a Grecia, lo comíamos a todas horas, en cualquier bar tenían y estaba delicioso. En ocasiones lo habíamos comprado pero nunca nos habíamos planteado hacerlo ¡y es facilísimo!.


Al hummus se le conoce también como paté o puré de garbanzos. Sus dos ingredientes básicos y principales son los garbanzos y el tahini (o tahina, una pasta de sésamo), y precisamente por eso es uno de los aperitivos más saludables que puedes comer. Aunque no sólo como aperitivo, tiene más opciones que eso.

¿POR QUÉ EL HUMMUS ES SALUDABLE?
  • Contiene garbanzos, las legumbres son necesarias en cualquier dieta equilibrada porque nos aportan proteínas, pero además los garbanzos...
    • son un alimento bajo en colesterol
    • con alto contenido en hierro, ideal para personas anémicas o que practican mucho deporte
    • y en vitamina C, por lo que el hierro se absorbe mejor
    • con alto contenido en potasio, que ayuda a la circulación y las personas que sufren hipertensión
    • rico en fibra, por lo que ayudan al tránsito intestinal
Y muchas otras propiedades que podéis consultar en detalle aquí.
  • Sus otros ingredientes forman parte de la dieta mediterránea: zumo de limón, ajo, aceite de oliva... por lo que se potencian sus propiedades beneficiosas, los hidratos de carbono que contiene son saludables.

Por otra parte si estás haciendo una dieta para perder peso debes saber que el hummus no engorda, pero tampoco te ayudará a bajar de peso. En realidad hay cierta controversia sobre éste tema pero éste artículo (¿El hummus es malo para perder peso?) me parece muy acertado y, si os interesa, siempre podéis probar y juzgar vosotros mismos.

¿CÓMO SE COME EL HUMMUS?


La verdad es que no sólo puede servir de aperitivo, aunque es lo más común. Personalmente me encanta con zanahoria cortada en juliana, pero también se puede combinar con pepino, apio, pimientos...
Hay quien lo prefiere con pan, el pan de pita sería lo más tradicional, pero ahí si que aumentamos el aporte calórico (si es algo que vamos a tener en cuenta).


No obstante también se puede incluir en recetas de platos principales. Hace un par de semanas vi ésta en el programa Cuines de TV3. Se trata de espinacas, bacalao y hummus. Me parece una combinación perfecta.

El bacalao está crudo y marinado durante 24 horas (en una salsa compuesta de piel de lima, limón y naranja con aceite de oliva y canela), las espinacas también están crudas, cortadas en juliana, todo ello encima del hummus.


Otra opción es incluirlo en bocadillos, o incluso en ensaladas, al ser un alimento alto en proteínas nos hace sentir llenos, por lo que sacia más que cualquiera otra salsa o ingredientes que podamos agregar.

¿CÓMO SE HACE EL HUMMUS?

Por supuesto se puede comprar hecho, pero hacerlo no lleva más de 10/15 minutos así que... ¿por qué no?.


Ésta es la receta base que usamos en casa. Lo bueno de hacer nosotros mismos el hummus es que lo vas modificando hasta que te sale perfecto, como a tí te gusta. La diferencia de ésta receta con otras que he encontrado en blogs españoles, por ejemplo, es que se usa casi el doble de tahini. Javi recetas tiene una muy similar, en castellano, por si queréis echarle un ojo, además de la recete del tahini, pero si preferís la del vídeo la encontráis en inspired taste.

Sobre si hacer nosotros mismos los garbanzos, pelarlos o no, y hacer nuestro tahini... cada uno que se aventure con lo que quiera, son opciones. Obviamente unos buenos garbanzos siempre saldrán mejor cocidos en casa pero encuentro que con los garbanzos envasados la receta funciona muy bien. Eso sí, el tahini yo no me he atrevido a hacerlo.


Uno de mis blogs preferidos de cocina es Food and Cook, en cuanto publicó la receta del hummus de calabaza lo hice en seguida. Me encanta, aunque cogí de base mi receta de hummus y le agregué la calabaza como comenta. El sabor es más dulce y la consistencia ligeramente más gelatinosa, riquísimo.


Y es que el hummus acepta muchas variantes, se puede hacer de pimiento rojo, de zanahoria, de espinacas, remolacha, judías, etc... en la mayoría de los casos basta con añadirle triturada la verdura en cuestión. Aunque también puede variarse la receta original, hay quien le añade más o menos comino, pimienta a la preparación u otras especias, incluso vinagre.

He creado ésta carpeta en pinterest para colgar todas las imágenes con sus recetas, incluidas nuevas recetas de hummus que nunca hubierais imaginado, también opciones y posibilidades que da el hummus como aperitivos en bocadillos, wraps, platos principales, etc.

¿Soléis comer hummus? ¿tenéis alguna receta que queráis compartir?

[De cara a futuros posts, ¿qué os ha parecido éste? ¿tenéis alguna sugerencia? ¿algo que os haya gustado o no? no siempre será de comida, también quiero hablar de ejercicios que realizo por ejemplo, si os interesa. Vuestros comentarios son bienvenidos.]

5 comentarios:

  1. A mi me parece muy rico, aunque yo más que del hummus tiro de unas hamburguesas de garbanzos que están la mar de ricas.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. me encanta el hummus, esta buenisimo.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  3. Nunca lo he probado y eso que sí que tengo la receta en algún libro de la Thermomix. Tengo ganas de hacerlo, pero mi madre no se anima con estos inventos. A ver si la convenzo de que en verano sería una buena manera de comer un poco de legumbre, en lugar de un cocido en pleno mes de julio.

    ResponderEliminar
  4. pues me encanta el hummus pero cada vez que he intentado hacerlo.... en fin...

    ResponderEliminar
  5. concretamente no lo he probado nuca, aunque el puré de garbanzos si, sobre todo cuando se los hacía de pequeños a mis hijos y me gustaba, tomaremos nota de este plato o aperitivo saludable

    ResponderEliminar