Para celebrar las entrada del otoño quería hacer una manicura con colores que me inspira ésta época. Había seleccionado muchos verdes, rojizos, calabazas, pero también dorados y morados. Luego me di cuenta que todos juntos no iban bien, así que haré varias manicuras otoñales.


Mi idea original era utilizar la técnica del "papel de plástico" sobre una capa de esmalte ya dada, pero al probarlo no me quedó bien, así que decidí añadir un tercer color de la manera que ya había hecho antes. Éste fue el resultado.


Apliqué primero una base de Essie, a continuación dos capas del Amazonian Gold de Catrice (colección Papagena), es un tono oro viejo pero que no queda muy subido además de ser ultra brillante.

Utilicé luego Daul de Zoya (colección Diva) a pequeños toques con un trozo de plástico, pero como es un esmalte muy translúcido y tiene tantísimo shimmer dorado no me convencía su acabado así que, con la misma técnica apliqué First Class Ticket de China Glaze (colección Vintage Vixen) que es un tono morado muy similar al de Daul pero más intenso.

Para acabar apliqué una capa del Pumpling Top Coat de Skeyndor, podéis ver cómo funciona aquí.


Me encanta el acabado que deja en las uñas el top coat de Skeyndor, pero éstos tonos tenían tantos matices (de hecho en las fotos apenas se nota el top coat) que no pude evitar probar matificarlos para que resaltaran más. Para ello utilicé el Matte Finish de Rimmel que es actualmente mi top coat matificante favorito.


Ésta técnica es muy sencilla, basta con poner un esmalte base, coger un trozo de plástico (yo uso el papel film de la cocina), doblarlo de aquella manera y pegarle cuatro pinceladas a los pliegues, luego aplicarlo a toques sobre las uñas. Si dais toques "secos" os quedará tipo dedo anular, mientras que si dais varios toquecitos más suaves el resultado es como el del dedo índice.

Podéis ver manicuras con ésta técnica aquí y aquí.

¿Qué os parece? ¿Os habéis animado ya?

9 comentarios: