Cuando empecé a interesarme y cuidarme un poco más la piel fui rápidamente a mirar qué productos cosméticos podía comprarme para que me ayudaran. Así acabé en Sephora y hablando con una dependienta sobre los cuidados del rostro me comentó "¿has probado la arcilla verde?".

Cosas de la vida resultó que una de los productos que mejor me han funcionado para el cuidado y limpieza de la piel no es lo típico que venden en las tiendas de cosmética.


Las mascarillas de arcilla verde las hago yo misma, en casa, con arcilla en polvo que compré en una parafarmacia. Tiene múltiples propósitos y beneficios y está indicada para pieles mixtas/grasas. Por eso cuando se fue acercando el frío y el invierno me di cuenta que no podía usarla más. Mi piel se deshidrata con facilidad, además de tenerla sensible.

Buscando una arcilla adecuada para la época me encontré con la arcilla rosa y, por cambiar, quise probar con las mascarillas de arcilla que ya vienen preparadas, así di con la Mascarilla de Arcilla Rosa de Cattier.

Las propiedades de la arcilla son infinitas: purificante, tonificante, suavizante, hidratante, regeneradora, reequilibrante, revitalizante, etc... También dependerá de qué necesita vuestra piel y si la tenéis seca, grasa o sensible.


La mascarilla de arcilla verde a mí me ayudó a equilibrar muchísimo la grasa que mi rostro producía, me limpió en profundidad, especialmente en los primeros usos, y me ayudó a recuperar un rostro más iluminado. Como referencia os diré que semanas después de haberla empezado a utilizar varias personas me preguntaron que qué me había hecho porque parecía más joven. Y es que antes tenía el rostro totalmente apagado.

Como os comentaba ésta mascarilla de arcilla rosa de Cattier es algo diferente de la que había estado usando, viene ya preparada y está indicada para pieles sensibles.

INGREDIENTES

  • ARCILLA ROSA. Calma y regenera.
Está particularmente recomendada para las pieles delicadas, sensibles y reactivas. Rica en oligoelementos, calma y devuelve el resplandor a las pieles frágiles.
  • MANTECA DE KARITÉ. Regenera, calma, previene la deshidratación y protege.
Naturalmente rica en vitaminas A, D, E y F, la manteca de Karité se usa por sus propiedades reparadoras, protectoras y preventivas contra la sequedad.
Enriquecedora e hidratante, previene la sequedad cutánea, favorece la regeneración celular, suaviza y calma la piel y protege la epidermis de agresiones exteriores.
  • Extracto de MENTA PIPERITA. Refrescante, antiséptica, estimula el metabolismo de la piel y su circulación.
El aceite esencial de la menta piperita es utilizado por sus virtudes antisépticas, refrescantes y tonificantes. Su riqueza en antioxidantes la convierte en un ingrediente eficaz para proteger la piel de los radicales libres y estimular el metabolismo y la circulación. 
  • ÁCIDO LÁCTICO. Hidratante y reafirmante, equilibra el pH para una perfecta tolerancia a la piel.
El ácido láctico se obtiene por la fermentación bacteriana en la leche. Proviene de la degradación de lactosa por las bacterias. En cosmetología se utiliza en tanto que activo como agente hidratante y reafirmante. 
  • ALOE VERA. Anti-inflamatorio, hidratante, calmante, protector.
Rico en vitaminas, aminoácidos y agentes minerales y anti-inflamatorios, permite aliviar los dolores cutáneos (arañazos, cortes, quemaduras, picaduras) y acelera la cicatrización.

¿CÓMO SE USA?

El envase venía sellado por lo que, teniendo en cuenta que caduca a los 12 meses, podemos saber con exactitud desde cuándo lo estamos utilizando.

Su uso es muy sencillo, lo primero de todo es tener el rostro bien limpio, en mi caso utilizo mi limpiadora habitual, hay chicas que prefieren exfoliarse antes.
A continuación aplicamos una capa espesa sobre cara y cuello, evitando el contorno de ojos y labios por ser zonas muy sensibles. Es importante agitar bien el envase antes de utilizar la mascarilla.

Las instrucciones dicen que debe dejarse unos 10 minutos sobre la piel evitando que se seque totalmente. Pero dependerá de varios factores: si vivís en un clima húmedo, si hace calor o frío, etc... yo lo retiro, con agua tibia, cuando veo que algunas zonas empiezan a secarse por completo.
Durante una época lo retiraba con una esponja desmaquillante, pero finalmente opté por utilizar la mascarilla (una vez por semana o cada 15 días), antes de ducharme y así quitarlo mejor en la ducha, masajeando suavemente ¡y sin manchar nada!.

MI EXPERIENCIA
Creo que ha quedado claro que la arcilla, en especial la arcilla verde, cambió mi vida, sobre todo la vida y luminosidad de mi rostro.


Sin embargo ésta, la rosa, me ha dejado un poco indiferente. La primera razón por lo que opté por la rosa es que la verde en invierno me reseca y me produce picor, la rosa no, es más agradable, menos agresiva. Tal vez por eso, o porque ya viene preparada, la noto menos efectiva.

No es que me vaya mal, pero tampoco repetiría con ella, no por lo menos en éste formato. Me limpia la piel, pero no más de lo que me la puedan limpiar otros productos similares. No me reseca, pero tengo que utilizar una buena crema hidratante después para recuperar el agua que ha perdido mi piel con la mascarilla (aunque eso sucede con todas).

En definitiva, para mí, hace el apaño, pero no la puedo comparar con los resultados que me da la arcilla verde, la lástima es que la de arcilla verde sólo puedo usarla en los meses de verano y calor, que mi piel parece más resistente.

¿DÓNDE COMPRAR?
Yo la compré en la tienda física que tiene Adonia en Barcelona (a un precio de 4,95€, ahora vale 5,34€, contiene 100ml.), pero si no vivís en la ciudad o no os va bien pasar por allí, se pueden hacer pedidos on-line desde cualquier punto de España (incluidas las Islas Canarias, Ceuta y Melilla) e incluso, previa consulta, desde Europa. Os recomiendo ver las opciones aquí.

También la venden en muchas herboristerías y, si buscáis en internet, varias páginas de productos naturales la ofrecen a un precio similar.

¿Habéis probado las mascarillas de arcilla? ¿preferís prepararlas vosotras o comprarlas ya hechas?

4 comentarios:

  1. Que buena pinta tiene esa mascarilla!! Y la marca hace tiempo que la conozco pero no la he probado.
    Bss!

    ResponderEliminar
  2. Pues me tienta pero no sé si la probaré. Bsos

    ResponderEliminar
  3. gracias por tu opinión, yo no he usado nunca una mascarilla, debería hacerlo pero tengo tan poco paciencia y tan poco tiempo...

    ResponderEliminar
  4. Que pena que no te haya gustado Cris! Yo probé un sobrecito pequeño de arcilla rosa y a pesar que me iba bien, prefiero la verde de toda la vida, o la blanca tipo la de Lancôme!

    Es difícil en invierno, aunque yo si fuera tu me limpiaría bien la piel, la exfoliaría y me pondría mascarilla de arcilla verde. Y luego una buena mascarilla hidratante o de vitamina C!

    Un beso y feliz día!

    ResponderEliminar