Éstos son sólo tres de los cinco esmaltes que vienen con la última edición limitada de Essence, la Metallics. Y a sus pies el imán que se supone hace diseños en las uñas al tenerlo sobre ellas 30 segundos. Bien, tengo que decir que si estás dudando, sí, podéis comprar los esmaltes porque no están mal, pero el imán es tirar el dinero. Más abajo veréis los "diseños" que he podido hacerme con un imán cualquiera, uno más potente eso sí (porque ahí está la clave), ya que el que viene con la colección apenas me hizo una ligera línea y tan sólo con uno de los esmaltes.

(Si segís leyendo veréis el resultado y cómo funciona el imán en los esmaltes).


01 Iron Goddess (el primero a la izquierda)
El color me parece muy bonito y apto para llevar incluso sin tener que imantarse. Es como muy otoñal o navideño, al que le podría quedar de fábula algún estampado (que seguramente no me haré). El acabado es metalizado, brillante, al imantar da la impresión que se refleja constantemente la luz puesto que no se marcan en exceso las líneas que se crean.

En la parte superior está el esmalte con una capa, luego dos, en la parte inferior con el efecto que crea el imán.

03 Steel Me (el más oscuro)
Este tono me recuerda al Choose me, pero en negro. Es purpurinoso, es decir, no tan fácil de quitar como el resto de esmaltes y, tal vez por esto, me ha costado la aplicación un poco más. Tendré que investigar cómo le afecta el frío a algunos productos cosméticos, porque no sé si por eso o por la purpurina, pero extenderlo bien y de manera uniforme no ha sido super fácil, a veces se hacía algún mini pegote, pero nada grave.
Cuando aplicamos el imán se produce un contraste de colores, es como si plateado y negro se separaran por completo, como podéis ver en las fotos, queda una especie de base gris con líneas negras.



04 Nothing Else Metals (en la primera foto, a la derecha)
No sé porqué éste tono, en las fotos, parece el mismo que el Iron Goddess cuando se supone que uno es dorado (u oro viejo, más bien) y el otro tira a cobre, pero en fin, por suerte más abajo se ve mejor.
Éste tono también parece bueno para estampados o incluso para ponerle algún top coat purpurinoso por encima. Tal vez, de los tres, en éste es en el que menos definidos quedan los diseños del imán y le pasa como al Iron Goddess, que parecen reflejos de la luz (cosa que no me desagrada por otra parte).


Me gustan estos esmaltes porque incluso con una capa (que supongo acabaría poniendo dos) se ven bien, y tampoco necesitan de tres para un acabado perfecto. Además se secan muy rápido.

¿Cómo usar el imán?
Éste es el gran problema, saber manejar el imán de marras. Yo lo intenté, 30 segundos como pone en las instrucciones y nada, luego 60, luego minuto y medio, y parece que... casi, pero acabé por coger otra imán. Y de verdad, como os comenté arriba, que no os de reparo dejar éste imán en la tienda, cualquier imán os servirá, seguro que tenéis más de los que pensáis por casa, y sino en la ferretería, aunque no ponga essence, os podréis hacer con uno o dos por el mismo precio.
En mi caso utilicé un imán que compré en Granada (si sois o habéis estado en Granada os sonarán este tipo de imanes, la cara que véis, por supuesto no es la imantada, pero por detrás es un gran imán cuadrado), uno grandote, pensé que mejor uno que pudiera abarcar bien toda la uña. Este imán es más potente que el de essence, no sólo por la medida, basta con acercarlo a cualquier superficie metálica para notar la diferencia. Lo que hice fue dejarlo alrededor de un minuto lo más cerca posible de la uña, a más tiempo, creo, más se marcará el diseño. Los diseños que véis en las fotos que he puesto antes las he hecho con éste imán, no con el de essence. De todas formas, como quería realmente comprobar la diferencia me dispuse a compararlos a base de celo y paciencia y éste es el resultado;


Arriba, el esmalte con el imán de Granada, abajo con el de Essence, durante aproximadamente un minuto-70 segundos. Esto demuestra que cualquier imán os va a servir (yo no tenía ni idea qué diseño saldría con el mío, pero es cuestión de probar), también demuestra que cualquiera parece más potente que el de Essence, peeero por lo visto con paciencia si que sale algo con el de essence... aunque, no sé si será porque era celo y papel o que no lo hice bien o qué, pero estuve casi dos minutos con el imán arrimado a la uña y no conseguí ni un intento de línea, así que no sé.
¡Ah, importante!! El imán lo tenéis que acercar en cuanto os pintéis la uña, yo ni cerré el bote, como os pintéis, cerréis el bote y vayáis a por el imán tan tranquilamente, olvidaos de diseños...

¿Alguna ha conseguido resultados más interesantes?

3 comentarios:

  1. el negro me encantaa (L)
    x cierto soy PiliC del foro q cambie d blog http://lafabuleuxhistoire.blogspot.com/
    un besitoo!

    ResponderEliminar
  2. en cuanto pueda me compro estos esmaltes!!!

    ResponderEliminar